top of page
  • Foto del escritorOSFA - WIZO

Mensaje por Iom Haatzmaut de Anat Shechter Vidor


Anat Schechter Vidor
Anat Shechter Vidor, Presidente de WIZO Mundial

En el año 2024, la idea de "Atzmaut" - Independencia,  "Lihiot am jofshi" el deseo de ser un pueblo libre, "be artzenu" en nuestra propia tierra, adquieren una relevancia aún más profunda. En la actualidad, estamos confrontando desafíos únicos y complejos que ponen a prueba nuestra capacidad para mantener nuestra soberanía y preservar nuestros valores.


En este momento histórico, quizás más que en cualquier otro periodo desde la fundación del moderno Estado de Israel hace 76 años, la comunidad judía se encuentra en una situación de relativo aislamiento. En los años anteriores al Plan de Partición de la ONU en 1947 y durante la lucha que llevó al establecimiento del nuevo Estado en 1949, contamos con un sólido apoyo tanto moral como material por parte del mundo libre, que incluyó el suministro de armas y municiones.


Sin embargo, en la actualidad, aunque Estados Unidos sigue siendo un importante proveedor de apoyo material, el respaldo moral es escaso y, en ocasiones, ambiguo. Nos vemos a nosotros mismos como la primera línea en la defensa del mundo civilizado contra la barbarie y el terrorismo islamista. No obstante, la falta de claridad moral en ciertos sectores de Occidente a menudo dificulta que se reconozca esta realidad.


En este contexto, el anhelo de ser un pueblo libre en nuestra propia tierra adquiere un significado aún más profundo. Nos recuerda la importancia de la independencia y la soberanía para salvaguardar nuestra identidad y seguridad en un mundo que cambia rápidamente y presenta nuevos desafíos.


Además de la confusión moral, la ignorancia deliberada también ha contribuido significativamente a la situación actual en la que Israel se encuentra a menudo aislado. La falta intencionada de comprensión de la historia, especialmente la historia tanto del Estado de Israel como del pueblo judío, ha generado un terreno fértil para malentendidos y prejuicios.


La primera referencia registrada a un pueblo llamado Israel data de la Edad del Hierro, específicamente del siglo XIII a.C. Esta referencia se encuentra en un fragmento de piedra egipcia que conmemora la victoria de un faraón egipcio sobre esta tribu, que residía en la región montañosa del centro de Canaán, más tarde conocida como Judea.


"Es lamentablemente común que se difunda la falsedad de que somos colonizadores, intrusos foráneos. Sin embargo, la verdad es que somos el pueblo que habitó esta tierra de antaño. Hemos sido víctimas de la colonización a lo largo de los Siglos, primero por los antiguos asirios, seguidos por los babilonios, persas, griegos, romanos, bizantinos, mamelucos, otomanos y británicos."

Nuestra historia arraigada en esta tierra, nuestra presencia ancestral e ininterrumpida aquí, así como nuestros dos periodos anteriores de independencia, todo esto se ve sistemáticamente olvidado, ignorado o incluso borrado deliberadamente por otros en la actualidad.


Es lamentablemente común que se difunda la falsedad de que somos colonizadores, intrusos foráneos. Sin embargo, la verdad es que somos el pueblo que habito esta tierra de antaño. Hemos sido víctimas de la colonización a lo largo de los siglos, primero por los antiguos asirios, seguidos por los babilonios, persas, griegos, romanos, bizantinos, mamelucos, otomanos y británicos.


Campaña Urgente 2 refugios para Nir HaEmek

Es imperativo desafiar y corregir estas distorsiones históricas que intentan despojarnos de nuestra identidad y derecho ancestral a esta tierra. Reconocer nuestra condición de pueblo y nuestra historia de resistencia ante la colonización es fundamental para comprender plenamente nuestra posición y lucha en el contexto contemporáneo.


Nuestra independencia, establecida en 1948, representa un modelo único en el mundo de descolonización. Somos un pueblo indígena que reclama nuestra tierra ancestral, hemos revitalizado nuestra lengua ancestral, el hebreo, y hemos reunido a las tribus de Israel en su hogar después de siglos de exilio impuesto por colonizadores extranjeros. La restauración de la soberanía judía en Israel no es solo una cuestión de derecho histórico, sino también de justicia moral.


A pesar de las llamadas en Occidente por el respeto, los derechos a la tierra y la justicia para todos los pueblos que han sido colonizados, estas palabras se desvanecen en la hipocresía cuando se trata de aplicarlas a nosotros. Mientras los académicos de la Universidad de Columbia o los políticos australianos se enorgullecen de la idea de reparación para otros pueblos, ninguno devuelve los hogares usurpados a los descendientes del pueblo nativo Lenape de Manhattan o a los aborígenes desplazados en Australia. En cambio, los judíos han sido convertidos en chivos expiatorios del pasado colonial de Occidente, arrojados al desierto de la culpa poscolonial.


"Nuestra independencia, establecida en 1948, representa un modelo único en el mundo de descolonización. Somos un pueblo indígena que reclama nuestra tierra ancestral, hemos revitalizado nuestra lengua ancestral, el hebreo, y hemos reunido a las tribus de Israel en su hogar después de siglos de exilio impuesto por colonizadores extranjeros."

Paradójicamente, la crueldad de estos ataques nos da aún más razones para afirmar nuestra independencia: como un refugio seguro contra el odio dirigido hacia nosotros y como la única garantía de controlar nuestro propio destino frente a estos ataques. Cuando los judíos ya no pueden caminar con seguridad por los campus universitarios o rezar en las sinagogas de los suburbios, Israel se convierte en el único refugio. Es aquí donde podemos encontrar seguridad y autodeterminación en medio de la adversidad.


El sionismo ha sido la respuesta inherente a la experiencia judía en el mundo a lo largo de los siglos. Desde el exilio en el siglo VI a.C., cuando clamábamos por Sion junto a los ríos de Babilonia, hasta el resurgimiento del sionismo político en el siglo XIX, hemos buscado nuestra redención y autodeterminación en nuestra tierra ancestral.


Si el sionismo político moderno se hubiera realizado antes, podríamos haber evitado la pérdida trágica de seis millones de judíos durante el Holocausto. La Shoah es un recordatorio sombrío de las consecuencias devastadoras de la falta de independencia judía, y nunca más permitiremos que nuestra existencia esté en peligro de esa manera.


"La crueldad de los ataques nos dan aún más razones para afirmar nuestra independencia: como un refugio seguro contra el odio dirigido hacia nosotros y como la única garantía de controlar nuestro propio destino frente a estos ataques. Cuando los judíos ya no podemos caminar con seguridad por los campus universitarios o rezar en las sinagogas, Israel se convierte en el único refugio. Es aquí donde podemos encontrar seguridad y autodeterminación en medio de la adversidad."

Cuando nuestros atletas fueron tomados como rehenes en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972, confiamos en las autoridades alemanas para su rescate, un error trágico que no repetiremos. Cuatro años después, en 1976, demostramos nuestra determinación al rescatar a nuestros propios rehenes en Entebbe, un evento que sigue siendo un símbolo de nuestra capacidad para tomar el control de nuestro destino.


Hoy, nuestros ciudadanos en Gaza están siendo mantenidos como rehenes por bárbaros terroristas. Ninguna palabra cargada de culpa y odio, ya sea de racistas, ignorantes o incluso de judíos que se odian a sí mismos, ejerceremos nuestro deber y nuestra independencia para rescatar a nuestros ciudadanos.


En este momento crucial de la historia judía, la independencia de Israel es más vital que nunca. La tenemos, y continuaremos actuando con determinación y valentía para proteger a nuestro pueblo y nuestra tierra. ¡Am Israel Chai!


Anat Shechter Vidor

Presidente de WIZO Mundial


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
bottom of page