top of page
  • Foto del escritorOSFA - WIZO

Mensaje de la Presidente de WIZO Mundial, Anat Vidor, por Purim

Queridos amigos

Anat Vidor, Presidente de WIZO Mundial
Anat Vidor, Presidente de WIZO Mundial

La festividad de Purim cuenta la historia de una mujer judía de Persia que salvó a nuestro pueblo manteniendo oculta su identidad a un enemigo genocida llamado Amán.


Dos milenios y medio después, tenemos a 19 de nuestras mujeres judías ocultas por un enemigo genocida llamado Hamás, financiado y entrenado por la Persia actual, Irán.


Purim es la única fiesta cuya historia no contiene el nombre de Dios, ni siquiera una vez. El héroe de la historia y el agente del cambio es una mujer humana.


Las mujeres judías han sido las canarias en la mina del odio judío antisionista, que se manifestó por primera vez en la era moderna en el propio movimiento feminista.


Las mujeres judías han sido nuestras heroínas en la lucha contra ese mal, desde destacadas feministas como Betty Friedan, Letty Cottin Pogrebin y Bella Abzug; hasta Deborah Lipstadt, Tamar Lazarus y Noa Tishby; Michal Cotler y Dara Horn; Eve Barlow y Bari Weiss.


En junio de 1975, Betty Friedan asistió a la Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer de la ONU, que más tarde describió como "una de las experiencias más dolorosas de mi vida". La Declaración sobre la Igualdad de la Mujer de esa conferencia se convirtió en uno de los primeros documentos internacionales en calificar al sionismo, el movimiento de liberación nacional del pueblo judío, como una forma de racismo. Friedan, una sionista tibia antes de la conferencia, se dedicó a la causa sionista a su regreso a casa. Friedan habló del uso del propio feminismo como herramienta política antisemita. Lo que ocurrió en aquella conferencia de mujeres fue el preludio de la tristemente célebre resolución de la ONU apenas cinco meses después, que declaraba que "el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial".


En un artículo de 1982 titulado "Antisemitismo en el Movimiento de Mujeres", Letty Cottin Pogrebin se enfrentó al antisionismo feminista diciendo: "Si podemos entender por qué la historia da derecho a las minorías y a las mujeres a la discriminación positiva, podemos entender por qué la historia da derecho a los judíos a un 'espacio seguro preferente'."


Este debe haber sido uno de los primeros usos del término "espacio seguro"... hoy no hay espacio seguro para los sionistas, ni siquiera para los judíos que no son sionistas.


La Conferencia Internacional de Mujeres celebrada en Nairobi en 1985 no fue un espacio seguro para las sionistas. Allí, Pogrebin y Bella Abzug convocaron grupos de diálogo negro-judío e intentaron establecer también grupos palestino-israelíes. Gracias a su incansable labor, la Conferencia aprobó por unanimidad un documento final en el que desaparecía toda referencia al sionismo. Seis años después, en 1991, la Asamblea General de la ONU derogó su resolución Sionismo es racismo.


Pero dos años después, la idea de que estábamos a salvo demostró ser una fantasía optimista. En la Conferencia de Durban contra el Racismo en 2001, otra mujer sionista se enfrentó a la lucha de su vida contra el odio judío más despiadado que el mundo había visto desde la Shoah. La ex presidenta de WIZO Sudáfrica, Tamar Lazarus, lideró el caucus judío local con un heroísmo conocido en todo el mundo judío.


Desde entonces, las cosas sólo se han vuelto más peligrosas para los sionistas en todas partes, y para las mujeres sionistas en particular.


En 2017, mujeres judías fueron expulsadas de la Dyke March de Chicago por el "pecado" de llevar banderas arcoíris marcadas con un Magen David. 


En 2018, grupos antiisraelíes boicotearon la Marcha de las Mujeres de Los Ángeles porque la sionista Scarlett Johansson era una de sus oradoras. La activista palestino-estadounidense Linda Sarsour pronunció que las mujeres sionistas ya no podían formar parte del momento feminista.


Ese mismo año, la senadora estadounidense Kirsten Gillibrand tuiteó que "el futuro es femenino e interseccional". Puede que el futuro sea femenino, pero la doctrina de la interseccionalidad inventada en 1989 relega a las sionistas al fondo de su pirámide moral y, por tanto, para las mujeres sionistas el presente y el futuro previsible no son ciertamente los nuestros.


Como explica la incendiaria judía escocesa Eve Barlow, "Israel es la mujer maltratada del mundo [que] ha sobrevivido a atrocidades y se ha formado a sí misma a partir de las cenizas de la casi destrucción, superando traumas y reparaciones para restablecer su lugar en el mundo... Nunca ha importado cuántas pruebas tenga Israel de su propia existencia o de sus propias acciones en defensa propia, el mundo mira hacia otro lado. El mundo quiere una víctima perfecta. No existe tal cosa".


Las mujeres masacradas en Israel el 7 de octubre han sido descritas por la académica palestino-australiana Randa Abdel Fattah como "víctimas fantasma de los colonos", aunque entre ellas había beduinas, musulmanas, filipinas y otras. Para Abel Fattah, el hecho de que estas mujeres estuvieran en Israel niega su derecho a cualquier tipo de empatía.


La fundadora de Women Wage Peace, Vivian Silver, también fue asesinada el 7 de octubre. Por todo su trabajo de apoyo y promoción de la causa de sus hermanas palestinas, por todos los pacientes palestinos que llevó a hospitales israelíes, se le niega la condición de víctima porque era sionista.


La obscena negación continuada de la violencia sexual contra las mujeres israelíes y la ilógica afirmación paralela de que hemos "convertido en arma la violación para justificar el genocidio" son dos caras de la misma asquerosa moneda antisemita.


Pero por muy retorcida que esté la brújula moral del mundo, sabemos que, al igual que Esther y nuestras heroínas feministas modernas, las 19 mujeres que siguen secuestradas en Gaza son nuestras Mujeres Guerreras.


Se ha hecho público un vídeo del 7 de octubre en el que se ve a Amit Soussana, abogada israelí de 40 años, luchando contra SIETE terroristas de Hamás mientras se la llevaban a Gaza. Amit fue una de las liberadas al cabo de dos meses, y regresó cojeando a casa. Ese vídeo fue su mensaje al mundo: el pueblo judío no se someterá.


Que nuestros 19 Esthers restantes salgan a la luz HOY para que podamos abrazarlos y demostrarles lo profundamente que los amamos.


¡Purim Sameaj!

 

Anat Vidor

Presidente WIZO Mundial

146 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page