top of page
  • Foto del escritorOSFA - WIZO

Rebecca Sieff


Rebecca Sieff.
Rebecca Sieff.

Rebecca Sieff, proveniente de una familia judía de Manchester, Inglaterra, desempeñó un papel activo en dos movimientos histórico-sociales centrales: la lucha por los derechos de la mujer y el movimiento sionista que eventualmente condujo al establecimiento del Estado de Israel.

El legado de las actividades de Rebecca Sieff perdura en el corazón de muchas instituciones tanto en Israel como en el extranjero. Especialmente en WIZO, que Sieff cofundó junto a Vera Weizmann (esposa de Jaim Weizmann, primer presidente de Israel), Edith Eder, Romana Goodman y Henrietta Irwell.

Rebecca es la segunda de cinco hermanos. El padre de Sieff, Michael Marks (1864–1907), había huido a Inglaterra de los pogromos de Rusia en 1882 y llegó a Leeds como refugiado. Al principio se ganaba la vida como vendedor ambulante; en dos años abrió su primer puesto en el mercado de la ciudad. A partir de estos humildes comienzos, desarrolló lo que se convertiría en el imperio minorista de Marks and Spencer. Su esposa, Hannah (Anee Cohen, 1865–1917) era analfabeta, por lo que su firma no aparece en el certificado de nacimiento de Rebecca. La pareja se casó en una sinagoga en Leeds en 1886.


A medida que Marks and Spencer floreció y creció, la calidad de vida de la familia mejoró y se abrieron oportunidades para Rebecca, quien asistió a la única escuela local considerada adecuada para las hijas de la nueva clase media rica: Manchester High School for Girls.


Durante los días de escuela de Sieff, el movimiento por la educación de las mujeres se estaba extendiendo. Uno de sus objetivos era poner la educación superior al alcance de las mujeres; La Universidad de Manchester fue parte de este movimiento. Sieff se matriculó en la sección de mujeres de la universidad, donde se especializó en literatura inglesa. En ese momento su futuro esposo, Israel Sieff, estudiaba economía en la universidad; en 1910 se casaron.


En 1904, Chaim Weizmann llegó a la Universidad de Manchester como profesor de química. Rápidamente construyó una reputación como un científico brillante y un orador elocuente. En pocos años se convirtió en el líder del movimiento sionista en Inglaterra.


Mujeres fuertes y enérgicas como Sieff, sin embargo, estaban insatisfechas con la posición que les había asignado el liderazgo sionista. Conscientes como estaban de los logros obtenidos por el despertar feminista en Inglaterra, que culminó con el derecho al voto de las mujeres, estas mujeres se sintieron decepcionadas por las tareas que se les asignaron en la organización sionista: recaudación de fondos y actividades similares.

Muchos sintieron que estaban siendo excluidos de una participación más significativa en la planificación estratégica necesaria para el nacimiento de un país. Este menosprecio percibido los desanimó de buscar roles de liderazgo en la Organización Sionista.


Antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, se establecieron varios grupos de mujeres dentro del movimiento sionista, uno de ellos era B'not Zion, del cual Sieff era miembro.

En 1918, Sieff fue una de las tres mujeres miembros de la Federación Sionista de Gran Bretaña que fueron elegidas por derecho propio para el Consejo de la Federación Sionista Inglesa, en lugar de como representantes de ciertos grupos de mujeres conectados con la Federación Sionista general. Las otras eran Romana Goodman y Vera Weizmann.

En 1918, las mujeres miembros de la Organización Sionista de Inglaterra pudieron establecer su propia organización, la Federación de Mujeres Sionistas (FWZ) en Inglaterra e Irlanda. De las actas de la primera conferencia, está claro que desde el principio las fundadoras pretendieron establecer una organización de mujeres sionistas que no se limitara a Gran Bretaña sino que fuera internacional, y cuyo trabajo estaría dirigido a garantizar el bienestar de las mujeres y los niños en Palestina.


Los fundadores de la nueva organización eligieron a Rebecca Sieff como presidenta, quien abrió una oficina en Londres en febrero de 1919 y formó comités para difundir sus ideas, para recolectar ropa para los huérfanos en Palestina y para cooperar con la sucursal londinense de Verband jüdischer Frauen für Kulturarbeit in Palästina (La Liga de Mujeres Judías para el Trabajo Cultural en Palestina), una organización que había sido establecida en La Haya en 1907, en el Octavo Congreso Sionista, por las esposas de los líderes sionistas en Alemania.


WIZO
Delegación británica a la Conferencia de Fundación Mundial de WIZO, celebrada en Carlsbad, 1921. (De izquierda a derecha): Miriam Marks, Miriam Sacher, Edith Eder, Rebecca Sieff, Helena Weisberg, Lady Samuel, Romana Goodman, Esther Feiwel, Henrietta Irwell y Ethel Solomon.

En el año 1919 Rebecca Sieff y Vera Weizmann visitaron Palestina para recopilar información de primera mano sobre la situación de los judíos allí. Junto con Edith Eder, formaron un Comité Representativo de Mujeres cuyo objetivo era planificar un programa para utilizar los fondos que esperaban recaudar en beneficio de las mujeres y los niños.

El Comité de Mujeres viajó a lo largo y ancho de Palestina durante octubre y noviembre de 1919. Quedaron conmocionados por las condiciones de vida inhumanas de los pioneros, y especialmente por las de las mujeres pioneras.

Sieff enfatizó dos temas que se volvieron centrales en las actividades de la nueva organización de mujeres: el establecimiento de una organización internacional de mujeres sionistas y la fundación de una escuela de economía doméstica en Palestina. (Esta última propuesta recordaba las escuelas establecidas en Inglaterra para mujeres judías inmigrantes de Europa del Este).


Vale la pena señalar las conclusiones de Vera Weizmann:

La Sra. Eder, la Sra. Sieff y yo, mientras recorríamos el país, quedamos muy impresionados por el arduo trabajo realizado en la reconstrucción de Palestina por parte de nuestras trabajadoras pioneras. Pero no estábamos menos perturbadas, e incluso horrorizadas por las arduas condiciones físicas de sus vidas. Ansiosas y enérgicas, por lo que merecen todos los elogios, malinterpretaron el concepto de "igualdad" entre hombres y mujeres. En nuestra mente estas entusiastas, mujeres idealistas estaban hipotecando su futura maternidad e incluso arriesgando su salud por este principio de “igualdad”. Trabajando diez o doce horas rompiendo rocas y piedras para hacer y reparar caminos, acarreando cargas pesadas, realizando tareas sobrehumanas.

Las memorias de Weizmann están impregnadas de su visión tradicional de los roles de las mujeres y los hombres y no se oculta su crítica al deseo de igualdad de las mujeres pioneras. Como médica, Weizmann temía que la ambición de las mujeres pioneras de tomar parte equitativa en el trabajo físico agotador, resultando, como ella creía, de una negación de las limitaciones físicas de las mujeres, causaría graves daños a su salud. Al mismo tiempo, Weizmann sabía que las mujeres pioneras no tenían un marco en el que prepararse para los roles tradicionales de las mujeres. Ella y Sieff llegaron a la misma conclusión: las jóvenes pioneras deben poder capacitarse para su trabajo futuro, incluso si estos últimos fueran esencialmente tradicionales.


A su regreso a casa, Sieff y Weizmann decidieron formar una organización de mujeres, cuyo propósito sería llenar los vacíos y las carencias a las que estaban expuestas las mujeres pioneras en Palestina.


Sieff no vio ninguna ventaja en que las mujeres lograran la llamada igualdad total con los hombres si esa igualdad se definía en términos de trabajo físico, ya que creía que los límites de su fuerza física las condenarían a un estatus de segunda clase. Por lo tanto, apoyó la división tradicional del trabajo por género dentro de la familia, en la que la mujer permanecía en el hogar como madre y ama de casa.


No obstante, concluyó que para que las mujeres puedan desarrollar todo su potencial y participar en la construcción de una patria nacional, se les debe enseñar a utilizar las tecnologías modernas.

Se debe establecer un marco para la formación profesional de las mujeres, y se debe contratar a una mujer adecuada para el desafío por antecedentes y capacitación para establecer dicho marco. Dado que ni siquiera un centavo, escribió Sieff, había sido asignado a este propósito por el Comité de Educación de la Comisión Sionista, no existía ningún programa de capacitación en economía doméstica; ni siquiera una mujer participó en las decisiones del Comité de Educación. Como ciudadanas de Inglaterra, un país en el que ya se reconocía la importancia de la formación en economía doméstica, las mujeres sionistas británicas podrían hacer una contribución especial al desarrollo de estos programas educativos, tan necesarios en Palestina.


Sieff aún no sabía que Hanna Maisel, la candidata ideal para establecer el programa de capacitación, ya estaba trabajando en Palestina. De una lectura del informe de Sieff sobre su visita a Palestina podemos deducir que, aunque Sieff no estaba familiarizada con el trabajo de Maisel, ambos habían llegado a la misma conclusión: había una necesidad urgente de programas de formación profesional para las mujeres pioneras que llegaban a Palestina, a fin de permitirles hacer una contribución significativa al establecimiento del hogar nacional.


La visita a Palestina fue sin duda el catalizador que llevó a la decisión de crear una organización internacional de mujeres. A su regreso a Londres, Sieff y Weizmann aparentemente conocieron a Maisel, quien compartió con ellas sus ideas sobre la formación profesional para mujeres jóvenes.

En una carta al Comité Organizador del Congreso Sionista, las mujeres de la Federación sugirieron fundar una organización internacional independiente de mujeres judías. En su respuesta detallada, Leo Hermann, el secretario de organización, expresó su apoyo a la idea y planteó una serie de dificultades.

La fundación de la Organización Internacional de Mujeres Sionistas (WIZO) se programó tentativamente para julio de 1920 en Londres, como parte del primer Congreso Sionista que se convocó después de la Primera Guerra Mundial.


Para Sieff, una organización de mujeres independiente permitiría a las mujeres desarrollar sus talentos organizacionales y habilidades profesionales, para que su contribución a la construcción de la patria en Palestina complementara, en lugar de competir con, la contribución de los hombres. Sieff creía que una organización separada promovería este objetivo.


En 1926, Rebecca e Israel Sieff y sus cuatro hijos Michael (1911–1988), Marcus (1913–2001), Daniel (1915–1932) y Judith (1921–1994) se mudaron de Manchester a Londres. Sieff continuó sirviendo como presidenta de WIZO (1920–1966) y dedicó la mayor parte de sus energías a proyectos para la capacitación agrícola de las mujeres; continuó, además,

apoyar el establecimiento de guarderías y otros planes de formación profesional para mujeres.


Con el ascenso de Hitler al poder en Alemania, Sieff fundó el Comité de Apelación de Mujeres del Fondo Británico Central para los Judíos Alemanes bajo los auspicios de la FWZ. Uniendo los esfuerzos de todas las organizaciones de mujeres judías en toda Gran Bretaña, este comité fue responsable del rescate de miles de mujeres y niños de la Europa dominada por los nazis.


Durante la Segunda Guerra Mundial, Sieff continuó sus actividades en el movimiento sionista mientras dirigía una campaña para una representación parlamentaria más completa de las mujeres a través de la organización "Mujeres por Westminster" que ella patrocinaba activamente. Sieff fue, de hecho, una figura central en el movimiento de mujeres revivido;

entre los temas feministas por los que luchó enérgicamente se encontraba la igualdad de compensación para las mujeres civiles heridas en los bombardeos, la igualdad de derechos en la asistencia social, la igualdad de derechos ante la ley y causas similares.


WIZO
La médica Helena Kagan (izquierda) y la primera presidenta de WIZO, Rebecca Sieff (derecha), en la inauguración del Centro para la Familia Rebecca Sieff de WIZO en 1955, junto con la primera directora del centro.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Sieff recorrió los campos de personas desplazadas en Alemania y protestó contra la política del gobierno del Mandato Británico de impedir la libre inmigración de judíos a Palestina. Se presentó ante el Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP), que celebró audiencias en Palestina en 1947.

El comité había sido establecido por las Naciones Unidas para recomendar soluciones a los conflictos entre judíos y árabes que habían estado bajo el mandato británico durante más de veinticinco años. Dos portavoces del Consejo de Organizaciones de Mujeres Judías dieron testimonio: Rahel Katznelson en hebreo y Rebecca Sieff en inglés.

El memorándum que presentaron al comité en inglés se titulaba “Las mujeres judías y la construcción de Palestina”.


El estado de Israel y el legado

Después del establecimiento del Estado de Israel en 1948, Sieff hizo aliyá y residió en Tel Mond; su esposo continuó residiendo en Inglaterra.

Como presidenta de WIZO, continuó dirigiendo las amplias actividades de la organización, que la llegada de cientos de miles de inmigrantes en la década de 1950 hizo más vitales que nunca. En 1957, terroristas del Sinaí atacaron la casa de Sieff y asesinaron al jardinero; Sieff se negó a mudarse de su casa.

En 1960, el gobierno británico otorgó a Sieff la Orden del Imperio Británico. En 1963, Sieff se retiró de su puesto directivo en WIZO. Murió el 8 de enero de 1966, pocos días después de que su marido obtuviera un título nobiliario vitalicio. Rebecca Sieff está enterrada en Tel Mond; El Hospital Sieff en Safed ahora lleva su nombre.


Fuentes y fotos: Jewish Women´s Archive, WIZO Tel Aviv y Wikipedia.


143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page